domingo, 2 de marzo de 2014

Medias lunas

Mil medias lunas en la franja de Gaza lloran,
impostadas,
mostrando reflejos de lo que a sus pies ocurre;
mientras tú, impávido,
lees los versos de cualquier poema,
ambos indiferentes ante las horas sucesorias,
que no volverán,
y que no echarás de menos,
pues la luz es tu camino,
y hologramas de unas huellas que nadie más conoce
guían tu porvenir.

Pero es ese poema,
que desvirgas cuarenta veces como Mahoma,
el que ata tu cuello con hilos no tejidos,
sin llegar a ahogarte,
pero sin dejarte escapar de tu propio aliento.

Es ese poema el inocente culpable de que,
opresor de banalidades,
las pupilas pierdan brillo y los labios sangren,
las manos pierdan la huella que siempre tuvieron;
y es ese poema el culpable de que tú,
impávido ante todo,
te ahorques con la soga que las palabras no tejieron,
mientras sale el sol en Palestina.

1 comentario:

  1. Hola Alberto, soy Mari-Sol del taller, aunque la cuenta está a nombre de mi marido . Me ha encantado éste poema, tiene mucho sentimiento y refleja muy bien una realidad tan cruel. Me alegro que hayas creado el blog y así tendremos oportunidad de seguirte. Un saludo cariñoso.Mari-Sol

    ResponderEliminar