domingo, 3 de febrero de 2013

Alfonso Moraleja hablando sobre la educación.


¿Qué opina acerca de la educación pública actual?

(Decepcionado a la par que indignado). Lamentablemente está bajo mínimos. Es lamentable que en España la educación no sea una cuestión de Estado, que las grandes fuerzas políticas del país no se pongan de acuerdo para hacer una ley de educación lo dice todo. Aquí la educación es un arma política, una moneda de cambio. Aquí la educación es un tema en discusión independiente de la cuestión realmente educativa. Independientemente de cuáles sean los idearios de los partidos, creo que podría haber unos mínimos educativos consensuados para que la educación no esté zarandeándose constantemente, ya que llevamos, si no recuerdo mal, siete cambios educativos importantes en pocos años. Por otra parte, ahora la educación está siendo maltratada en otro aspecto muy importante: la privatización supone realmente la supresión de la educación pública.

¿Ha estado relacionado con la educación privada? ¿Qué diferencias ve entre esta y la pública?

Tras el doctorado, tuve la suerte el primer año de ser profesor en un centro privado y en un concertado. Tengo que decir que en distintas instituciones, tanto privadas como concertadas y públicas he podido ejercer bien la docencia. Ahora bien, también tengo que decir, basándome solo en mi experiencia, que no me he encontrado nunca profesores mejor preparados que en la pública. El nivel de preparación que tiene un profesor de la pública, en términos generales, es incomparable.

¿Cree que los profesores han perdido su autoridad como fuente de conocimiento, y por consiguiente, el respeto del que gozaban años atrás?

Bueno, en esta sociedad en la que todo es cuestionado y cuestionable, la figura del profesor no iba a ser menos. En parte esto es una cosa que debería de ocurrir. Yo creo que el hecho de que ciertas comunidades hayan creado un estatuto de autoridad del profesor muestra hasta qué punto esa misma autoridad se ha perdido. Somos víctimas de u déficit democrático: este país ha vivido demasiados años en una dictadura, y hemos pasado después a creer que el autoritarismo y la autoridad es lo mismo. Hemos pasado de un autoritarismo férreo a una percepción de que todo vale, y por eso todas las figuras de autoridad son cuestionadas. En cualquier caso, es verdad que la figura del profesor como autoridad académica ha perdido en buena medida su sentido, ya que muchos de nuestros los alumnos cuestionan también la autoridad materna y paterna. Hoy parece que el profesor tiene que ser también una figura paternalista, no meramente académica. Estamos ante una manera totalmente distinta de entender el profesorado.

¿Qué opina acerca de las nuevas tecnologías en la educación?

Yo creo que son importantísimas, pero… las nuevas tecnologías traen consigo un problema: el creer que el medio es el fin. Las tecnologías deben ser un “medio para”, pero en este mundo hipertecnológico, la tecnología se ha convertido en un fin en sí mismo, lo que creo que es un grave error. La tecnología tiene que estar al “servicio de”, pero, como ya digo, la tecnología se ha convertido en un estilo de vida.

¿Qué opina acerca de la nueva propuesta de educación del gobierno de Mariano Rajoy?

De nuevo, volvemos a que es lamentable que un partido político sea el que tenga que imponer el sistema educativo. Lo suyo hubiera sido que se crease un proyecto educativo a través de un pacto de Estado. Es posible que si el PSOE gana las próximas elecciones, cambie de nuevo el sistema educativo. Para colmo, la privatización del sector educativo del país ha aumentado con el gobierno actual. Y… personalmente, hay dos cosas con las que, desde mi perspectiva de profesor de Filosofía, debo ser tremendamente crítico: por una parte, el hecho de que la Filosofía o la Ética estén asociadas a la palabra “ciudadanía” hacen que estén tremendamente cuestionadas, como si la “ciudadanía” fuera una categoría de izquierdas, algo que es absolutamente falso. Surge en el Renacimiento y se potencia en la Ilustración, y solo a fuerza de enfrentar la Ilustración al neoconservadurismo, podemos considerar a la filosofía como “progresista”. Por otra parte, es curioso que la Religión siga estando presente en los centros públicos; pero es uno de los datos que nos hacen ver que la Iglesia goza aún en nuestro país de unos privilegios que determinadas fuerzas políticas propician.

¿Ve lógica la fuga de cerebros que sufre España desde hace ya muchos años?

(Con gran convicción) La veo lógica, lamentable, pero lógica. Es decir, si chicos que salen bien preparados de la facultad y tienen conocimientos de idiomas o pueden adquirirlos pueden ganarse la vida en otro país, yo creo que, desde el punto de vista personal, es una decisión absolutamente lógica y válida. Es lamentable a nivel del país que ocurra esto, ya que el propio país ha invertido en la formación de estos chicos, y esto significa que esta inversión acaba en otros países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario