lunes, 21 de mayo de 2012

Dormir sin soñar no es dormir


Sueñas con sentir la plenitud y su potencia,
sueño con que sientas mi virtud y tu impotencia;
pues las tres cabezas de Cerbero ya han ladrado,
y nos dejan nuestra ardua indecisión como una herencia.

Sueñas con tener una casita con jardín,
sueño con mantener viva la idea de sobrevivir;
pues Medusa sin temor nuestras almas ha mirado,
y nos presta su atención cual hielo sin derretir.

Sueñas con creer en el cielo y en las estrellas,
sueño con saber si acabarás en una de ellas,
pues Caronte ha preguntado por ti y por nuestra moneda,
y nos busca, impaciente, cual galán a sus doncellas.

Sueñas con dejar tu corazón en el empeño,
sueño con soñar que por un día no sueño,
pues la parca se ha pasado a visitar nuestra morada,
y nos sonríe, bobalicona, sin haber fruncido el ceño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario